Skip to main content

La hiperhidrosis (sudoración excesiva)

Es una afección médica por la cual una persona suda excesivamente y de manera impredecible. Las personas con hiperhidrosis pueden sudar incluso cuando la temperatura está fresca o cuando están en reposo. La molestia principal es la humedad que provoca.

 

La sudoración ayuda al cuerpo a permanecer fresco y, en la mayoría de los casos, es perfectamente natural. Las personas sudan más en temperaturas cálidas, cuando hacen ejercicio o en respuesta a situaciones que las hacen poner nerviosas, furiosas, avergonzadas o temerosas.

Sin embargo, la sudoración excesiva ocurre sin que se presenten tales desencadenantes. Las personas con hiperhidrosis parecen tener glándulas sudoríparas bastante activas. La sudoración incontrolable puede llevar a que se presente molestia significativa, tanto a nivel físico como emocional.
Cuando la sudoración excesiva afecta las manos, los pies y las axilas, se denomina hiperhidrosis primaria, focal o localizada y afecta del 2 al 3% de la población, aunque menos del 40% de los pacientes con dicha afección busca asesoría médica.

En la mayoría de los casos de hiperhidrosis primaria, no se puede encontrar la causa, y es un padecimiento que parece darse en familias.

Si la sudoración ocurre como resultado de otra afección médica como por ejemplo en la menopausia, se denomina hiperhidrosis secundaria. La transpiración puede darse en todo el cuerpo o puede estar localizada en un área.

Los signos visibles de sudoración se pueden notar durante una visita al médico, la mayoría de las veces no se requieren pruebas especiales para diagnosticar la sudoración excesiva, ya que el malestar suele ser bastante evidente.

Cuando estamos en presencia de una sudoración excesiva, relacionada a ansiedad, nerviosismo, tensión, estrés u otros estados emocionales, la Homeopatía suele ser bastante eficaz así como innocua.