Homeopatía Flores   Click to listen highlighted text! Homeopatía Flores

Mitos y Realidades del cáncer de seno

Mitos y Realidades del cáncer de seno   Click to listen highlighted text! Mitos y Realidades del cáncer de seno

1. Mito: Solo las mujeres con historia familiar de cáncer están en riesgo.
Realidad: Aproximadamente 70% de las mujeres con cáncer de seno, NO tienen ningún factor de riesgo, incluyendo algún antecedente familiar cercano. La historia familiar es importante, ya que sabemos que si un familiar en primera línea, ha padecido o padece de cáncer de seno, su riesgo de padecerlo se duplica. Mientras mas familiares cercanos con cáncer, mayor el riesgo de desarrollarlo.

2. Mito: Utilizar un sostén con soporte de varilla, incrementa el riesgo de padecer cáncer.
Realidad: Los argumentos de que las varillas de los sostenes pueden comprimir a los vasos linfáticos de los senos, provocando acumulación de toxinas que luego causarían cáncer, han sido catalogados como totalmente falsos. El consenso es que ningún tipo de prenda de vestir o lo ajustadas que puedan estar, tienen algún tipo de relación con el cáncer de seno.

3. Mito: La mayoría de las bolitas de los senos son cáncer.
Realidad: Aproximadamente 80% de las bolitas que una mujer pueda palpar en sus senos, son causadas por quistes, fibromas u otras causas totalmente benignas. Ya que la detección temprana del cáncer es tan importante, los médicos recomendamos que se nos reporten dichos cambios y de acuerdo a los hallazgos en la exploración, se determinará si procede realizarse una mamografía, monografía o biopsia para descartar el cáncer.

4. Mito: Exponer el tumor al aire durante la cirugía, provocará que el tumor se disemine.
Realidad: Una cirugía no es causa de cáncer ni provocará que el cáncer se disemine. Lo que puede pasar, es que durante la cirugía, al visualizar directamente al cáncer, se descubra que éste, esta mas diseminado de lo que originalmente se pensaba. Aunque se ha visto en animales que, solo temporalmente, un cáncer metastático puede aumentar su tamaño al removerse el cáncer primario, esto nunca ha sido observado en humanos.

5. Mito: Los implantes de senos pueden aumentar el riesgo de sufrir cáncer de seno.
Realidad: De acuerdo a las investigaciones realizadas, no hay ninguna relación entre los implantes de seno y el cáncer de seno. Los mamografías estándar, no trabajan tan bien en los senos con implantes, por lo que puede ser necesario realizar algún estudio de imagen complementario.

6. Mito: Todas las mujeres tienen 1 en 8 posibilidades de tener cáncer de seno.
Realidad: La posibilidad es de 1 en 233 cuando la mujer está alrededor de los 30 años de edad y se incrementa, al igual que con cualquier otro tipo de cáncer, con la edad, hasta ser de 1 en 8 a la edad de 85 años.

7. Mito: El uso de antitranspirante incrementa el riesgo de sufrir cáncer de seno.
Realidad: Solo un pequeño estudio se topó con trazas de un compuesto químico llamado parabeno y lo encontró en una muy escasa cantidad de personas. Los parabenos se usan como conservadores en algunos antitranspirantes, tienen propiedades semejantes a las de los estrógenos, pero el estudio en cuestión, no encontró una conexión causa-efecto entre el cáncer de seno y los parabenos encontrados en los tumores.

8. Mito: Las mujeres con senos pequeños tienen menos oportunidades de desarrollar cáncer de seno.
Realidad: No hay ninguna relación entre el tamaño del seno y el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Puede ser inclusive mas difícil de detectar en un examen físico, o aún en un mamografía, cuando el tamaño del seno es grande comparativamente a cuando el seno es mas pequeño. Todas las mujeres, independientemente del tamaño de sus senos, deberían de realizarse revisiones y exámenes rutinariamente.

9. Mito: El cáncer de seno siempre aparece como una bolita.
Realidad: Una bolita, puede indicar un cáncer o alguna otra condición mamaria benigna, pero las mujeres deben estar alertas de otro tipo de cambios que pueden ser señal de cáncer. Éstos incluyen: inflamación e irritación de la piel, dolor del pezón o del seno, retracción del pezón, enrojecimiento, descamación, engrosamiento de la piel del seno o de la del pezón, descarga de liquido diferente a la leche. El cáncer de seno se puede diseminar hacia la axila y provocar aumento en el tamaño de los ganglios linfáticos aún antes de que el tumor en el seno sea lo suficientemente grande como para palparse. Un mamografía puede encontrarlo aunque no haya ninguna señal en absoluto.

10. Mito: No te puede volver el cáncer luego de una mastectomía (extirpación de la mama)
Realidad: Si bien las posibilidades de que reaparezca se disminuyen en aproximadamente un 90% cuando se realiza la mastectomía preventiva, existe una pequeña posibilidad de que reaparezca en el sitio de la herida.

11. Mito: La historia familiar de cáncer de seno del lado paterno, no es tan importante como la del lado materno.
Realidad: Es igualmente importante. De hecho, no solo cáncer de seno, cualquier otro tipo de cáncer que esté presente en la familia, debe tomarse en cuenta cuando se valore el riesgo general de la persona.

12. Mito: La cafeína causa cáncer de seno.
Realidad: No se ha encontrado nada de evidencia que apoye esta afirmación, es mas, algunos estudios sugieren que la cafeína puede disminuir el riesgo. Hasta la fecha, la evidencia de que la cafeína pueda provocar sensibilidad en el seno, es poco concluyente.

13. Mito: Si estás en riego de tener cáncer, hay poco que puedas hacer como no sea tratar de detectarlo tempranamente:
Realidad: Hay muchas cosas que la mujer puede hacer para disminuir su riesgo entre ellas están:
bajar el peso necesario hasta llegar a su peso ideal
realizar ejercicio de manera regular
disminuir o eliminar la ingesta de alcohol
examinarse rigurosa y regularmente los senos
realizarse mamografías y sonografías mamarios regulares
dejar de fumar

14. Mito: Las mujeres con cambios fibroquísticos tienen mayores posibilidades de desarrollar cáncer de seno.
Realidad: En el pasado, los médicos teníamos esa creencia, pero los estudios que se han realizado al respecto, no han encontrado ninguna relación entre los cambios fibroquísticos y el cáncer de seno.

15. Mito: Las mamografías te exponen a tanta radiación que incrementarán el riesgo de sufrir cáncer.
Realidad: Si bien es cierto que la mamografía usa radiación, la cantidad es tan pequeña que los beneficios superan con mucho a los posibles riesgos. La mamografía pude detectar tumores desde mucho antes que se puedan palpar o sentir, y mientras mas tempranamente se detecten, mayores las posibilidades de supervivencia. La sociedad Americana del Cáncer siempre había recomendado que se realizara el primer mamografía a partir de los 40 años de edad, pero recientemente, las autoridades de Salud de los Estados Unidos, han emitido recomendaciones contrarias, pidiendo que sean realizados a partir de los 50 años de edad y cada 2 años. Este es un tema que sigue siendo controversial, ya que aún a la fecha, diversos centros médicos en EUA como la Clínica Mayo, siguen pensando que debe de hacerse tal cual lo recomienda la Asociación Americana del Cáncer, es decir, iniciar con las mamografía s alos 40 años de edad.

16. Mito: Las biopsias por aspiración (utilizando aguja) pueden provocar que las células cancerígenas se dispersen por todo el organismo.
Realidad: No hay evidencia concluyente al respecto. Antes del 2004, se creía que podría suceder, pero en 2004 un estudio realizado, no encontró ninguna relación.

17. Mito: Si el resultado de la mamografía es negativo, ya no tengo nada de que preocuparme.
Realidad: A pesar de su gran importancia en el control y diagnóstico del cáncer de seno, la mamografía no es un estudio perfecto, ya que de un 10 a un 20% de las lesiones cancerosas no se pueden observar utilizando sólo este método, es por ello que suele complementarse con una sonografía de mamas, así como con revisiones médicas periódicas y el auto examen.

18. Mito: Los productos para alisar el cabello pueden causar cáncer en las mujeres Afro-Americanas.
Realidad: En 2007, un gran estudio auspiciado por el Instituto Nacional del Cáncer de EUA, no encontró un riesgo mayor de cáncer, debido al uso de productos químicos alisadores o relajantes para el cabello. El estudio incluyó a mujeres Afro-Americanas que habían utilizado estos productos, 7 o mas veces al año, por un mínimo de 20 años-

19. Mito: Extirpar el seno completo le da mayores posibilidades de sobrevivir al cáncer de mama comparativamente con la sola extirpación del tumor acompañada de radioterapia.
Realidad: Las tasas de sobrevivencia son básicamente las mismas para las mujeres que fueron sometidas a mastectomía comparativamente a aquellas que se sometieron solo a la extirpación del tumor, seguida de radiación. Sin embargo, hay algunas ocasiones en que la sola extirpación del tumor seguida de radioterapia no será la mejor opción, por ejemplo: tumores inusualmente grandes, presencia de mutaciones del gen BRCA o la presencia de carcinoma ductal in situ.

20. Mito: Las mujeres con sobrepeso tienen el mismo riego de cáncer que las demás mujeres.
Realidad: La obesidad y el sobrepeso si incrementan el riesgo de padecer cáncer, especialmente si ya pasó la menopausia o si ha aumentado de peso recientemente.

21. Mito: Los tratamientos para la fertilidad incrementan el riesgo de sufrir cáncer de seno.
Realidad: Dada la conexión de los estrógenos con el cáncer de seno, se ha sospechado de los tratamientos para la fertilidad, aún mas desde que se documentó un caso de cáncer de seno en una mujer que se había sometido a este tipo de tratamientos (Elizabeth Edwards en EUA) A pesar de ello, varios estudios, no han podido demostrar una relación, hasta ahora. Se requiere de más estudios para poder responder fehacientemente a esta duda.

22. Mito: Vivir cerca de líneas de alta tensión, puede causar cáncer.
Realidad: En el 2003, un estudio que tenía por propósito investigar el aparente incremento de cáncer de seno en algunos condados de de Long Island NY, no encontraron una relación entre el cáncer de seno y los campos electromagnéticos emitidos por las líneas de corriente eléctrica. De todos modos, se le sigue investigando como potencial factor de riesgo ambiental.

23. Mito: Tener un aborto (natural o provocado) incrementa su riego de sufrir cáncer de seno.
Realidad: Ya que se cree que un aborto trastorna los ciclos hormonales del embarazo y el cáncer de seno se ha asociado a ciertos niveles hormonales, muchos estudios han investigado una relación causa-efecto, sin encontrar evidencia concluyente por ahora.

24. Mito: El cáncer de seno se puede prevenir.
Realidad: NO es prevenible. Aunque es posible identificar los factores de riesgo y hacer los cambios en el estilo de vida que puedan disminuirlos, aproximadamente 70% de las mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer de seno, carecen de factores de riesgo identificables, lo que significa que la enfermedad ocurre al azar y relacionada a otros factores aún no identificados. Es vital, sin embargo, someterse a exámenes regulares, mamografías y siempre consular con su médico cuando note algún cambio en sus senos, ya que cuando se identifica tempranamente, el cáncer de seno es tratable y muy frecuentemente curable.

Click to listen highlighted text!